El Ozono es un elemento que consigue alcanzar un alto poder desinfectante al neutralizar virus, hongos y bacterias. Es por ello por lo que su uso se ha vuelto tan popular, pues tras un correcto tratamiento del interior de nuestro coche con Ozono, la posibilidad de supervivencia de estos organismos es prácticamente nula. Para hacernos una idea de su poder, es hasta 50 veces más potente que el cloro o sus derivados (lejía), además de tener un poder de actuación instantáneo y sin dejar residuos tras su aplicación. Además, dada la multitud de materiales presentes en el habitáculo de un coche, presenta la ventaja de no atacar materiales que suelen degradarse ante la presencia de sustancias detergentes. Por último, gracias a su poder para neutralizar hongos y bacterias, permite erradicar los malos olores en tapicería, moqueta o sistema de climatización.

Su aplicación se realiza a través de una máquina (ozonizador) que genera un gas que envuelve todo el habitáculo del vehículo. El procedimiento necesita dejar actuar el Ozono por un tiempo de como mínimo 10-15 minutos (dependiendo de la concentración de Ozono), y con la precaución de que el vehículo esté totalmente cerrado (puertas y ventanas) durante la tarea.

Consultar precio sin compromiso